El cuarto arcano - El puerto de las tormentas

  • Título original: El cuarto arcano - El puerto de las tormentas
  • Año de publicación: 2007

Puntuación media 10 votos

8 de 10

  • 2 reseñas
  • 10 votos
  • Compartir:

Comprar El cuarto arcano - El puerto de las tormentas

Sinopsis y resumen de El cuarto arcano - El puerto de las tormentas

<p> Como si Roger y Melody no tuvieran sus propios problemas dom&eacute;sticos, una figura del pasado hace su majestuosa aparici&oacute;n quebrantando estructuralmente su matrimonio. El sufrimiento de Melody y la ira de Roger ante la fragilidad de su uni&oacute;n impregnan cada p&aacute;gina de un furor de emociones: rabia e impotencia, celos e inseguridad, tristeza y siempre pasi&oacute;n, pasi&oacute;n y pasi&oacute;n cumpli&eacute;ndose la predicci&oacute;n de Madame Odile acerca del ardor inherente a los hijos de Marte. La vida amorosa de Roger y Melody se traslada de una propiedad hacia otra, al vaiv&eacute;n de los conflictos dom&eacute;sticos que se presentan y de la vacilaci&oacute;n de Melody. Finalmente, por obra y gracia de la autoridad del Emperador, que hace gala de su borrascoso car&aacute;cter, Roger establece un estrepitoso e inapelable dictamen y ambos se asientan nuevamente en El Retiro y&hellip; &iexcl;&iexcl;al mism&iacute;simo demonio toda formalidad, moralidad, buenas costumbres y el mundo entero!!</p> <p> Siempre invisible, pero presentida y temida por el lector, casi siseante, La Cobra acecha a su presa&hellip; el Escorpi&oacute;n Negro. &iquest;Qui&eacute;n es La Cobra? &iquest;Es &eacute;ste o aquel? El argumento mantiene al lector en vilo, observando a todos los nuevos personajes que aparecen, buscando el rastro de La Cobra.</p> <p> En &ldquo;El puerto de las tormentas&rdquo;, como haciendo honor a ese ep&iacute;grafe, se muestra en pleno escenario mar&iacute;timo al Capit&aacute;n Black, al Roger corsario, cuya esplendorosa flota se traslada desde el R&iacute;o de la Plata hasta la Inglaterra de su sangre. En el escenario del Oc&eacute;ano Atl&aacute;ntico es donde La Cobra, utilizando el tal&oacute;n de Aquiles de su presa, se lanza sobre el Escorpi&oacute;n Negro y se resuelve el m&aacute;s esperado conflicto y misterio de la novela: &iquest;Qu&eacute; suceder&aacute; con el Escorpi&oacute;n Negro y el Sicario?</p> <p> Florencia Bonelli despliega un conflicto tras otro, un nuevo problema que incita a seguir su evoluci&oacute;n hasta que &iexcl;se resuelva de una vez por todas! , haciendo imposible abandonar la novela hasta llegar al desenlace de cada dificultad. Se desentra&ntilde;an todas las tramas secundarias, presentida o inesperadamente, otorg&aacute;ndole a la novela peque&ntilde;os puertos a los cuales arribar en cada parte del argumento, pero sin opacar jam&aacute;s a la guinda del pastel: la historia de Roger y Melody.</p> <p> Se evidencia con fuerza en esta parte la juventud de Melody, en sus inseguridades y sus celos, en su vulnerabilidad a flor de piel por su embarazo, en sus complejos, incluso en sus caprichos. Melody sufre y cela. Melody odia y provoca. Se trata de un toque fundamental para mostrar la otra cara del &Aacute;ngel Negro, no solo la de su bondad, tambi&eacute;n la de su humanidad. Roger es el depositario de todos sus desquites, los justos y los mezquinos.</p> <p> Tambi&eacute;n en esta segunda parte se ve con intensa claridad una faz fundamental de Roger que ven&iacute;a avizor&aacute;ndose implacablemente en la primera parte de la obra: su costado pol&iacute;tico, influenciado por su personalidad y por su educaci&oacute;n occidental. En toda la obra se confirma que Roger Blackraven es muchas cosas: es empresario y es esp&iacute;a, es corsario y es noble, es bastardo y es nieto de reyes. En &ldquo;El puerto de las tormentas&rdquo; se manifiesta en su esplendor la capacidad pol&iacute;tica del Emperador, tan fundamental en esa escabrosa &eacute;poca. Roger Blackraven es un pol&iacute;tico como ninguno, un hombre que sabe caminar por la l&iacute;nea justa en la que no se enemista ni se compromete verdaderamente con nadie y es observado por todos. Siendo ingl&eacute;s en la Buenos Aires de 1807, no pertenecer al bando de Dios o del Demonio (los independentistas o los colonialistas) es una empresa compleja. Pero la fuerza y el poder econ&oacute;mico y pol&iacute;tico de Roger, con el as bajo la manga de su desconocido origen real, logran, a duras penas

Reseña destacada de (2 reseñas) - ver todas las reseñas

Profile photo of stepikina

stepikina 19/10/11 a las 7:36am

Me ha resultado u poco más pesada que la primera parte, pero aún así consigue enganchar con la magia de sus historias.

Escribe tu reseña

Últimos comentarios en la conversación - ver toda la conversación

  • Nadie ha comentado nada aún sobre este libro. Si quieres, sé el primero en dejar un comentario. Seguro que algún usuario se anima después de leerlo.

Escribe tu comentario

A quien le gustó El cuarto arcano - El puerto de las tormentas también le gusta...

Libro promocionado