El cuarto arcano - El puerto de las tormentas

  • Título original: El cuarto arcano - El puerto de las tormentas
  • Año de publicación: 2007

Puntuación media 10 votos

8 de 10

  • 2 reseñas
  • 10 votos
  • Compartir:

Comprar El cuarto arcano - El puerto de las tormentas

Sinopsis y resumen de El cuarto arcano - El puerto de las tormentas

<p> Como si Roger y Melody no tuvieran sus propios problemas dom&eacute;sticos, una figura del pasado hace su majestuosa aparici&oacute;n quebrantando estructuralmente su matrimonio. El sufrimiento de Melody y la ira de Roger ante la fragilidad de su uni&oacute;n impregnan cada p&aacute;gina de un furor de emociones: rabia e impotencia, celos e inseguridad, tristeza y siempre pasi&oacute;n, pasi&oacute;n y pasi&oacute;n cumpli&eacute;ndose la predicci&oacute;n de Madame Odile acerca del ardor inherente a los hijos de Marte. La vida amorosa de Roger y Melody se traslada de una propiedad hacia otra, al vaiv&eacute;n de los conflictos dom&eacute;sticos que se presentan y de la vacilaci&oacute;n de Melody. Finalmente, por obra y gracia de la autoridad del Emperador, que hace gala de su borrascoso car&aacute;cter, Roger establece un estrepitoso e inapelable dictamen y ambos se asientan nuevamente en El Retiro y&hellip; &iexcl;&iexcl;al mism&iacute;simo demonio toda formalidad, moralidad, buenas costumbres y el mundo entero!!</p> <p> Siempre invisible, pero presentida y temida por el lector, casi siseante, La Cobra acecha a su presa&hellip; el Escorpi&oacute;n Negro. &iquest;Qui&eacute;n es La Cobra? &iquest;Es &eacute;ste o aquel? El argumento mantiene al lector en vilo, observando a todos los nuevos personajes que aparecen, buscando el rastro de La Cobra.</p> <p> En &ldquo;El puerto de las tormentas&rdquo;, como haciendo honor a ese ep&iacute;grafe, se muestra en pleno escenario mar&iacute;timo al Capit&aacute;n Black, al Roger corsario, cuya esplendorosa flota se traslada desde el R&iacute;o de la Plata hasta la Inglaterra de su sangre. En el escenario del Oc&eacute;ano Atl&aacute;ntico es donde La Cobra, utilizando el tal&oacute;n de Aquiles de su presa, se lanza sobre el Escorpi&oacute;n Negro y se resuelve el m&aacute;s esperado conflicto y misterio de la novela: &iquest;Qu&eacute; suceder&aacute; con el Escorpi&oacute;n Negro y el Sicario?</p> <p> Florencia Bonelli despliega un conflicto tras otro, un nuevo problema que incita a seguir su evoluci&oacute;n hasta que &iexcl;se resuelva de una vez por todas! , haciendo imposible abandonar la novela hasta llegar al desenlace de cada dificultad. Se desentra&ntilde;an todas las tramas secundarias, presentida o inesperadamente, otorg&aacute;ndole a la novela peque&ntilde;os puertos a los cuales arribar en cada parte del argumento, pero sin opacar jam&aacute;s a la guinda del pastel: la historia de Roger y Melody.</p> <p> Se evidencia con fuerza en esta parte la juventud de Melody, en sus inseguridades y sus celos, en su vulnerabilidad a flor de piel por su embarazo, en sus complejos, incluso en sus caprichos. Melody sufre y cela. Melody odia y provoca. Se trata de un toque fundamental para mostrar la otra cara del &Aacute;ngel Negro, no solo la de su bondad, tambi&eacute;n la de su humanidad. Roger es el depositario de todos sus desquites, los justos y los mezquinos.</p> <p> Tambi&eacute;n en esta segunda parte se ve con intensa claridad una faz fundamental de Roger que ven&iacute;a avizor&aacute;ndose implacablemente en la primera parte de la obra: su costado pol&iacute;tico, influenciado por su personalidad y por su educaci&oacute;n occidental. En toda la obra se confirma que Roger Blackraven es muchas cosas: es empresario y es esp&iacute;a, es corsario y es noble, es bastardo y es nieto de reyes. En &ldquo;El puerto de las tormentas&rdquo; se manifiesta en su esplendor la capacidad pol&iacute;tica del Emperador, tan fundamental en esa escabrosa &eacute;poca. Roger Blackraven es un pol&iacute;tico como ninguno, un hombre que sabe caminar por la l&iacute;nea justa en la que no se enemista ni se compromete verdaderamente con nadie y es observado por todos. Siendo ingl&eacute;s en la Buenos Aires de 1807, no pertenecer al bando de Dios o del Demonio (los independentistas o los colonialistas) es una empresa compleja. Pero la fuerza y el poder econ&oacute;mico y pol&iacute;tico de Roger, con el as bajo la manga de su desconocido origen real, logran, a duras penas

Reseña destacada de (2 reseñas) - ver todas las reseñas

Profile photo of stepikina

stepikina 19/10/11 a las 7:36am

Me ha resultado u poco más pesada que la primera parte, pero aún así consigue enganchar con la magia de sus historias.

Escribe tu reseña

Últimos comentarios en la conversación - ver toda la conversación

  • Nadie ha comentado nada aún sobre este libro. Si quieres, sé el primero en dejar un comentario. Seguro que algún usuario se anima después de leerlo.

Escribe tu comentario

Libro promocionado