Entrelectores / Blog / el-deseo-el-orgasmo-y-la-masturbacion-femenina-como-grandes-temas-de-teoria-king-kong

El deseo, el orgasmo y la masturbación femenina como grandes temas de Teoría King Kong

13/06/2018

Autor

Nada podríamos decir ya de Virginie Despentes que no se haya dicho antes. Considerada un exponente del feminismo actual y de la perspectiva de género, en su Teoría King Kong se erige como patrona de las mujeres invisibles para ofrecernos, desde una visión descarnada y rabiosa, sus experiencias vitales más al límite, que han hecho de ella una feminista convencida y una escritora a tener en cuenta en el panorama contemporáneo. 

 

 

Sin embargo, a pesar de todo lo que ha leído y sabe sobre feminismo, el suyo no es un feminismo cualquiera, sino que nace de la experiencia traumática de una violación (ella misma reconoce que antes nunca se había sentido ni considerado feminista). Su feminismo nace de la rabia, del dolor, de la incomprensión, de la frustración. Es un “feminismo bofetada” que mueve los cimientos de su existencia y le hace fuerte para curarse a su manera. Es SU feminismo. No nace del ansia de buscar libremente la igualdad de género y los mismos derechos para mujeres que para hombres. Es la violación y su reconstrucción a través de la prostitución el centro neurálgico de sus reflexiones y conclusiones más feministas.

 

 

Teoría King Kong es una crítica a muchas de las cosas que pasan en nuestra sociedad actual. El estado y el capitalismo son para ella, por ejemplo, “maestros de ceremonias y verdugos de mujeres y hombres” que consiguen crear espacios y leyes donde se nos obliga a ser y a actuar de determinada manera, donde se toman decisiones sin que participemos en ellas.

 

 

Mediante este ensayo, Despentes se expone a ser juzgada. No le importa. Escribe como siente. Ha vivido experiencias tan extremas que se sabe fuerte y dueña de sus palabras y sus acciones.

 

 

Los grandes bloques temáticos que son analizados en términos de feminismo son los siguientes:

 

 

La Violación: Desde tiempos inmemoriales los hombres se han creído dueños del cuerpo de las mujeres y las violaciones han sido una práctica social admitida y tolerada desde que el mundo es mundo. En el hogar y fuera de él. Las violaciones se han plasmado en el arte y en la literatura desde la antigüedad.  Y han existido como fantasía sexual inconsciente.
Cuando Despentes relata su propia experiencia hace hincapié en algo que bien podrían haber tomado en cuenta los jueces de “La Manada”: “Si no luchas cuando te están violando es por el miedo a la muerte”. (“Teoría King Kong” es un libro de 2007, por lo que no podemos llamarlo oportunista).

 

 

La Prostitución: Es el tema donde más énfasis pone y la legalización de la prostitución es una de sus luchas dialécticas más claras. Considera que no se legaliza porque es una amenaza para las mujeres casadas y no interesa a la sociedad que busca salvar la unidad familiar.

Habla de la prostitución como  empoderamiento (es una prostitución por dinero pero con gusto a la que ella se refiere, de chicas que quieren sacarse un “extra” añadido a su nómina como trabajadoras por cuenta ajena en empresas que nada tienen que ver con sus deseos y anhelos).

 

Hace un elogio a la prostitución como experimentación, que más tarde le llevará a una confusión sexual después de dejarlo, cuando ya, sin ser prostituta, no era capaz de distinguir si quería hacer algunas cosas o si le excitaban de verdad.

Compara prostituirse con salir en la tele. No ve la diferencia entre la prostitución y el trabajo asalariado, entre la prostitución y la seducción femenina, entre el sexo pagado y el sexo interesado.

 

Expone elocuentemente que cuando impedimos que las prostitutas trabajen en condiciones decentes atacamos directamente a las mujeres pero también buscamos controlar la sexualidad de los hombres.  Argumenta que los hombres sólo se sienten libres para experimentar cuando están ante una prostituta y no ante una mujer a la que respetan.

 

 

De la Pornografía dice que es constructiva de la feminidad. Según ella, el porno nos hace libres porque da rienda suelta a nuestros deseos más profundos mientras se mantiene en la esfera privada. Es interesante su visión sobre el doble rasero que utiliza la censura de este género, ya que las condiciones en que trabajan las actrices, los contratos aberrantes que firmen, la imposibilidad de controlar su imagen cuando abandonan la profesión es una dimensión que no interesa a los censores.

 

 

Aplaudo especialmente las temáticas de el Deseo femenino, silenciado hasta los años 50, el Orgasmo femenino , silenciado hasta los años 70 y la Masturbación femenina: Por fin alguien saca la masturbación femenina a colación, hasta ahora considerada inexistente (incluso por muchas mujeres). La silenciación de la masturbación femenina pone de manifiesto que quien nos debe dar placer es el macho.

 

 

No deja fuera el tema de la Masculinidad : “Cuanto más seguro es un hombre, mejor soporta la diversidad de actitudes de las mujeres y su masculinidad”. Critica que en los últimos 30 años, ningún hombre ha escrito ningún texto innovador sobre masculinidad.

 

 

Para ella la Feminidad de hoy en día es “estar acomplejada, eclipsada, escuchar lo que te dicen, no brillar por tu inteligencia, tener la cultura justa como para entender lo que un guaperas tenga que contarte”. Esto último está muy alineado con el “mansplaining”, acuñado por Rebecca Solnit, que conjuga man («hombre») y explaining («explica»), en alusión a este fenómeno: cuando un hombre explica algo a una mujer, lo hace de manera condescendiente, porque, con independencia de cuánto sepa sobre el tema, siempre asume que sabe más que ella.

 

 

Nos quedamos con una de las últimas frases “El feminismo es una aventura colectiva para las mujeres y para los hombres. Una visión del mundo. Una opción”.

 

Libro promocionado