Entrelectores / Blog / hienas-y-buitres-o-la-busqueda-de-una-sociedad-mas-justa

"Hienas y buitres" o la búsqueda de una sociedad más justa

18/06/2018

Autor

Francisco Rubiales nos ofrece un ensayo lleno de fuerza y mensaje, y nos pone sobreaviso de los peligros de las sociedades actuales: la manipulación de las masas y la seducción del poder. No es el suyo un mensaje esperanzador, ya que esgrime que la gran parte de la sociedad es ignorante y fácilmente manipulable y que la otra mitad es un reducido grupo cultivado pero fácilmente seducible por el poder. No hay escapatoria: eres manipulado o eres seducido. Y en la sombra, la lucha por el poder es encarnizada.

 

 

 

“Hienas y buitres” es un libro imprescindible para entender las relaciones de los medios con el poder y las técnicas de comunicación que utilizan los partidos políticos en la época contemporánea.

 

 

 

Los medios, acuñados ya en su día como “cuarto poder” por Edmund Burke, son la única fuerza del siglo XXI que tiene potestad para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo. Por eso, la primera obsesión de todo gobierno es el control mediático y consiguen muchas veces hacerse con el poder desarmando la libertad de las redacciones, comprándolas e incorporando a los editores en el establishment. Y en estos casos, ¿quién se atreve a hacer periodismo imparcial y democrático? ¿Quién va a ser capaz de anteponer la verdad a sus intereses tanto personales como profesionales?

 

 

 

Se necesita una alta dosis de heroísmo para ser fiel a los viejos principios de independencia periodística: respeto a la verdad, fiscalización del poder y servicio a los ciudadanos.

 

 

 

Cuando los periodistas comienzan a ser parciales, la democracia se degrada y el periodismo deja de ser democrático: prefiere dirigirse a las masas incultas manipulables a las que controla.

 

 

 

Como sentencia George Lakoff, “la reiterada repetición de los mensajes modifica el cerebro del receptor, de modo que lo que moviliza a los votantes es el pensamiento inconsciente.” Esto lo saben los políticos, que tratan de utilizar la comunicación y el periodismo para manipular la intención de voto.

 

 

 

El autor pone varios ejemplos para demostrar que los periodistas se ponen al servicio de oligarquías cuando habla del papel que tuvo la prensa en la guerra de Irak o su actuación en el acoso y derribo de los dos partidos de la “nueva política” en España.

 

 

 

Sentencia que el periodista del siglo XXI tendrá mucho peso en las campañas electorales donde ya no tienen cabida mensajes simple, sino convencer con emoción y argumentos, con verdad e imparcialidad.

 

 

 

El autor teme el poder del Estado como el mayor riesgo para la libertad humana: dice que el estado juega con el miedo para dominar a los ciudadanos, que se sienten inseguros y buscan protección. Llegamos aquí a una infantilización de la ciudadanía que hay que evitar a toda costa.

 

 

 

Por todo esto, tanto los periodistas como los ciudadanos, para enfrentarse a la amenaza del estado, siempre ávido de poder, deben asumir que la democracia no es un status donde puedan instalarse tranquilos, sino una conquista ético política diaria.

Libro promocionado