Entrelectores / Blog / las-mayusculas-de-diego-moldes

Las mayúsculas de Diego Moldes

05/09/2018

Entrelectores

El primer libro que recuerdas haber leído:

 

Piopio Lope, el pollito miope (1982), de Gloria Fuertes. Lo leí a los cinco años, muchas veces, con mi madre y mi hermana Patricia. También tengo un recuerdo difuso de un libro ilustrado sobre un casa-árbol y un niño, cuyas dobles páginas comenzaban siempre con la misma frase “Esta es la casa que Juan construyó”. Nunca he vuelto a saber de él ni quién fue su autor, si alguien lo sabe le agradecería que me lo comunique. El ejemplar que tenía se perdió en una mudanza en el verano de 1989.

 

Nombre de tu personaje literario favorito:

 

Los días pares, Sherlock Holmes, los impares, Raskolnikov. 

 

Tres libros imprescindibles:

 

El Ramayna de Valmiki, la Biblia hebrea o Tanaj y el Tao Te King de Lao Tsé.

 

Razones por las que los recomendarías:

 

Son tres de los libros sapienciales escritos (o mejor dicho, transcritos, pues antes fueron tradición oral) hace cerca de tres mil años, en sánscrito, arameo y hebreo y chino clásico o literario. Representan la esencia del pensamiento y de las civilizaciones, hinduista, judeocristiana y taoísta. No son sólo libros religiosos o espirituales, son narraciones magníficas, cosmovisiones, literatura, poesía, épica, lírica, drama, aforismo, pensamiento, ética…, está todo ahí. Cada palabra encierra una enseñanza y transmiten la sabiduría de la Antigüedad; por eso han pervivido. El 99% de lo que se escribe no pervivirá tres mil años. Ni mil, mucho me temo.

 

El autor que más has leído:

 

Alejandro Jodorowsky. Autor chileno-francés que me honra con su amistad sincera. He leído todos sus libros (más de 40 libros publicados desde 1963 hasta hoy) y obras de teatro, sus guiones de cine y sus principales cómics (tiene más de cien). El motivo es que fue objeto de mi tesis doctoral, escrita entre 2007 y 2010.

 

Libro que te recomendaron y acertaron (quién y porqué):

 

Mi padre me recomendó a Kafka cuando tenía dieciseis años. Leí La metamorfosis y El proceso en el verano de 1993. Me marcó para siempre. Siguen pareciéndome las dos narraciones más importantes del siglo XX. 
En la actual década, Darío Villanueva, director de la RAE, me recomendó Historia intelectual del siglo XX (A Terrible Beauty. The People and Ideas that Shaped the Modern Mid, 2000), de Peter Watson. Lo releo con frecuencia. Sobre mis lecturas de novelas y relatos (muchas de ellas recomendaciones), están incluidas aquí.
En poesía, en inglés Poe, en portugués Pessoa, en gallego Rosalía de Castro, en español Cirlot. Me los recomendaron y los recomiendo desde hace años.

 

Electrónico o papel:

 

Papel siempre. Únicamente leo electrónico en el iPad ensayos, guiones de cine, libros de Historia o libros de consulta. Por ejemplo, en mi iPad releo en ebook, mes a mes, el citado Historia intelectual del siglo XX, una fuente inagotable de acervo cultural. Se aprende mucho releyendo los buenos libros.

 

Cuento que te gusta contar a los más pequeños:

 

Los cuentos en gallego escritos por mi gran amigo de siempre, Quique Mauricio Iglesias, de Polo Correo do Vento. Se los leeré a mis hijos en pocos años. Están ilustrados por Carlos Taboada, gran dibujante. Son muy educativos e imaginativos. Y sintetizan los mejores valores de la cultura gallega en la que crecí.

 

Tienes ahora mismo en mente...

 

Mi proyecto más inminente es mi hijo Bosco, que nacerá este septiembre. Será nuestro segundo hijo. En lo laboral, mi trabajo en la Fundación me consume todo el tiempo. Es muy ilusionante. En lo literario, desde que nació nuestro hijo Mauro (27.04.2017) –en Ni un día sin poesía hay un poema escrito ese mismo día en el Hospital Quirón– no he vuelto a escribir un libro en solitario. Desde entonces, ya no escribo por falta de tiempo. Pero publicaré un ensayo titulado provisionalmente Cuando Einstein encontró a Kafka en una importante editorial de Barcelona. Me han dicho que saldrá en octubre de 2019. Se trata de un libro de consulta y alta divulgación, fruto de más de veinte años de investigación paciente pero discontínua. Tengo también otro libro medio hecho, producto de mi actividad docente universitaria.

 

Otro final para....

 

Pues, por ejemplo, en la citada El proceso, que Josef K. en lugar de ser asesinado, sobrevive y asesina a todos los burócratas, carceleros y jueces que le han procesado. A la frase final, que nunca he olvidado “Era como si la vergüenza hubiera de sobrevivirle”, le añadiría esta otra de mi cosecha: “Y Josef K. sobrevivió, sin saber nunca de qué se la acusaba ni por qué había sido procesado.”

 

Resume brevemente qué significa leer para ti:

 

Leer es como respirar. No se puede vivir sin respirar. Ni sin leer. Suena a tópico, lo sé, pero los tópicos encierran verdades en ocasiones.

 

Eres de los que devuelve un libro prestado:

 

Sí, siempre los devuelvo, pero no soy muy de pedir prestado nada. Sin embargo, sí presto libros, y películas, y generalmente nunca me los devuelven (sonrisa). 

 

Seducirías a alguien leyéndole...

 

Ni un día sin poesía o, una vez completada la seducción, Venuspasión.