Profile photo of Rocío Ruiz Hernández

Rocío Ruiz Hernández 30/5/17 a las 1:59

Reseña "RESEÑA DE CAPERUCITA EN MANHATTAN" del libro Caperucita en Manhattan

Carmen Martín Gaite nació en Salamanca el 8 de diciembre de 1925 y se licenció años más tarde en Filosofía y Letras por la Universidad de Salamanca. En 1950 se trasladó a Madrid y conoció a los más grandes autores de la época. De este modo, llegó a incluirse en la que se conoce como Generación del 55 o Generación de la Posguerra. En cuanto a su obra, habría que decir que en 1953 compone su primer cuento: Un día de libertad. No obstante, su carrera literaria da comienzo en 1955 con El balneario, con el que obtuvo el premio Café Gijón. Años más tarde, en 1958, compone una de sus obras más importantes: Entre visillos. Durante este tiempo, también compone varias obras de teatro. Así, a lo largo de la década de los 60, nuestra autora continúa componiendo novelas de gran prestigio. Sin embargo, va a ser en la década de los 70 y décadas sucesivas cuando conozcamos por completo su versatilidad. Esto es así ya que comienza a deleitarnos con ensayos, poesía, relatos, además de trabajar como periodista. También cultivó la crítica literaria, la traducción y colaboró en los guiones de varias series para la televisión. Habría que añadir que Carmen Martín Gaite ha sido considerada una de las figuras más importantes de las letras hispánicas. Finalmente, el 23 de julio del año 2000, Carmen Martín Gaite fallece en Madrid. De este modo, la novela sobre la que voy a realizar mi reseña sería Caperucita en Manhattan, novela de Carmen Martín Gaite publicada en Madrid en el año 1990. En esta obra se cuenta la historia de Sara Allen, una niña de diez años que vive, junto a sus padres, en un famoso barrio de Nueva York: Brooklyn. Sin embargo, a Sara nunca le ha gustado vivir allí, su sueño es el de poder ser libre por las calles de Manhattan. Así, su único aliciente es que lleguen los sábados para poder acompañar a su madre a la casa de su abuela, Rebeca Little, la cual vive en un barrio de Manhattan llamado Morningside. Además, Sara disfruta mucho fantaseando con las historias que le cuenta su abuela, una ex cantante de music-hall con el nombre artístico de Gloria Star. Sara se sentía enclaustrada en su casa de Brooklyn y, como ya he dicho anteriormente, su único sueño era el de ser libre por las calles de Manhattan y poder conocerlo en primera persona. De este modo, llega el día en el que sus padres tienen que viajar, quedándose nuestra protagonista en casa de unos vecinos. Sin embargo, Sara se escapa de esa casa para viajar sola, por primera vez, y visitar a su abuela a Morningside. Así, Sara coge el metro en dirección Manhattan, pero termina perdiéndose en él, conociendo así a miss Lunatic. Miss Lunatic es una mujer ya de avanzada edad, aparentemente mendiga, pero bastante respetada por la gente con la que se cruza en su camino. Esta mujer no tiene nada, únicamente busca vivir la vida y ser libre, por lo que el dinero para ella es algo secundario. Como ya he dicho, Sara conoce a este personaje en el metro, y va a ser ésta quien le ayude a salir de él, comenzando así una bonita amistad. Miss Lunatic se convierte en muy poco tiempo en un ejemplo a seguir para Sara. Posteriormente, Sara se encuentra con mister Woolf, un pastelero millonario. Este personaje intenta encontrar por todos los medios la receta perfecta de la tarta de fresa, casualmente la tarta que mejor cocina Vivian Allen, y de la Sara conoce el lugar donde se encuentra escondida la receta. Tras una conversación entre ellos, mister Woolf la convence para que vaya a casa de su abuela en una de sus limusinas. No obstante, van cada uno de los personajes en una limusina distinta, con el objetivo de que el chófer de la limusina en la que va Sara diese un rodeo más largo, y así, mister Woolf, con su limusina, pudiese llegar antes y apoderarse de la receta sin ningún problema. Sin embargo, toda esta historia finaliza, podría decirse, como un sueño. Cuando Sara llega a casa de su abuela, la encuentra bailando con mister Woolf, pues éste fue admirador de Gloria Star. Así, decide marcharse hacia el misterioso lugar que ella tanto desea conocer: la Estatua de la Libertad. Para llegar hasta ella, nuestra protagonista utiliza una moneda que anteriormente miss Lunatic le había dado. Así, Sara introduce esa misteriosa moneda en una ranura y una alcantarilla comenzó a abrirse. Sara estaba convencida de adentrarse en ella, pues era una especie de túnel que le iba a conducir hasta allí, pero no sin antes pronunciar una palabra que le gustase mucho ¡Miranfú!. De este modo, Sara se arrojó al túnel que, como bien finaliza la novela, la llevaba hacia la libertad, eso que tanto había ansiado. Esta novela podría considerarse una actualización contemporánea del famoso cuento popular de Caperucita Roja, pues principalmente hemos pasado de encontrarnos en un bosque, a presentarnos la ciudad de Nueva York en primera persona, concretamente, el barrio de Manhattan. Sin embargo, en mi opinión, considero que no se trata de una modernización del cuento, sino que se trata de una novela en la que podemos encontrar distintas referencias al cuento popular y varias identificaciones con el mismo, pero la trama de esta historia es distinta, es mucho más cercana a la fantasía si cabe, puesto que con ella nos adentramos en el mundo de los sueños de Sara Allen. Sí que es cierto que la acción principal de la novela transcurre como en el cuento original, pues tenemos a una niña con un impermeable rojo y con una cesta con comida que se la lleva a su abuela. Sin embargo, en este caso, le lleva una fantástica tarta de fresa realizada por su madre. También tenemos a un lobo, pero no el lobo feroz del cuento, sino un repostero millonario que quiere conseguir de nuestra Caperucita la receta de esa famosa tarta de fresa. Y en cuanto al final, vemos que es totalmente distinto al original, pues encontramos al lobo y a la abuela bailando, mientras que Caperucita se dirige hacia su “libertad” a través de un túnel. Por lo que respecta a la estructura de la novela, habría que decir que está dividida en dos partes. En la primera parte encontramos una especie de introducción a la vida de nuestra protagonista y, aunque casi no hay acción en ella, la autora nos muestra una serie de datos que nos hacen conocer más de cerca a cada uno de los personajes. En la segunda parte, ya encontramos la aventura de Sara Allen por las calles de Manhattan, la acción principal, y es aquí donde encontramos las referencias al cuento popular. Sin embargo, considero mucho más interesante la primera parte que la segunda, pues he podido comprobar en ella que la autora ha conseguido darle importancia y ese toque de magia a los aspectos de la vida cotidiana de Sara, y he llegado a ver a las personas que la rodean desde sus ojos. Aunque los personajes que se nos presentan en la segunda parte no pasan para nada desapercibidos, y la forma en la que se nos muestra la libertad, personificada en miss Lunatic, también ha llamado gratamente mi atención. Además, el poder visitar Manhattan al mismo tiempo que lo hace Sara Allen también me ha impresionado, pues he sentido en muchas ocasiones que me encontraba en los mismos lugares. Finalmente, como docente, podría decir que esta novela podría ofrecerse como lectura al curso de segundo de la ESO. Las razones que me han llevado hasta esta determinación podrían ser, principalmente, las referencias intertextuales que encontramos, pues los alumnos las identificarían y relacionarían fácilmente con el cuento popular que todos conocen. Otra razón podría ser por identificación, puesto que, aunque la protagonista tenga diez años, los pensamientos que presenta podrían acercarse a los pensamientos de unos alumnos de 13 o 14 años. La manera de narrar que tiene Martín Gaite también sería una razón, ya que en el libro encontramos bastante intriga: la sucesión de los hechos va quedando siempre en puntos suspensivos hasta que llega el final, por lo que podría verse como un modo distinto de reinterpretar un cuento clásico, además de que, con ello, podrían volver a esa imaginación y magia de la infancia. Por último, la temática también sería uno de los puntos fuertes, pues con la temática que tiene de “no tengas miedo de ser quien eres” podrían sentirse también muy identificados, ya que pueden encontrarse en ese momento en el que se plantean muchas cuestiones sobre sí mismos, pero que consiguen responderse muy pocas.

  • Compartir:

Libro promocionado

Novedades Libros