Mi corazón es una casa helada en el fondo del infierno

Mi corazón es una casa helada en el fondo del infierno

  • ISBN: 9788480180924
  • Año de publicación: 1996

Puntuación media 1 votos

6 de 10

  • 0 seguidores
  • 0 reseñas
  • Compartir:

Sinopsis y resumen Mi corazón es una casa helada en el fondo del infierno

â??O sea, que parece que estás teniendo suerte últimamente.
â??Sí, hay gente que a volverse ciego para ganarse los garbanzos lo llama suerte.
â??Y en tu poesía, no quiero caer en tópicos, pero ¿tú dirías que hay una influencia del mundo urbano?
â??Bueno, urbano, no sé. Yo escribo de lo que hay. Claro que tampoco se puede decir que mi influencia más importante sea Garcilaso.
â??Eso conecta con algunos otros escritores jóvenes de ahora mismo, ¿no?
â??No sé con quién conecta. No he leído a nadie.
â??Es curioso, eso mismo es lo que me dicen los demás.
â??No me sorprende.
â??Entonces, ¿qué lees?
â??Lo que me gusta.
â??¿Qué autores te gustan?
â??Qué se yo..., sería un poco largo..., desde Hemingway hasta Juan Carlos Onetti, desde la novela picaresca hasta Cervantes, Baroja, Hammett, Chandler...; basura surtida.
â??Un poco de todo.
â??Eso es. Un poco de todo.
â??Oye, no es por nada, pero qué bien hablas español...
â??Sí. A veces incluso escribo en español también.

*

Ese año murió Viola y me acordé de sus dientes postizos en un tanque de metal lleno de agua encima de la mesa, en San Lorenzo del Escorial, pidiéndole a voz en grito a la colega que nos trajera más whisky, leyendo a Artaud y a Mallarmé, «ese maldito redactor de notas funerarias», y luego me llevó al estudio y había una hilera de pequeños rectángulos de contrachapado embadurnados de acrílico, y me dijo: «Escoge el que más te guste». Y así lo hice. Más tarde le vendería la «manchita» a un julái por treinta o cuarenta papeles, estaba muy jodido y había que pagar la reparación del coche para poder sacar mi culo de Oviedo con la esperanza de no volver jamás, y luego tomarme unas garimbas y saldar mis deudas en la pensión. Supongo que ahora mismo valdría, no sé, ¿cien, doscientos papeles? Tal vez.

*

Vivía sola con un gato y lo primero que hacía, tan pronto como se despertaba, era encender un cigarrillo y exhalar el humo de la primera calada por la nariz, mientras introducía el mechero en el paquete abierto con la misma mano con que sujetaba el cigarro y lo depositaba de nuevo en la mesilla.
Después se levantaba, iba a la cocina, bebía un vaso de agua y se contemplaba ensimismada en el diminuto espejo que colgaba junto al fregadero.
Ese día, en la cocina, el reloj marcaba las seis y media de la tarde.

Copiar

Comprar Mi corazón es una casa helada en el fondo del infierno en:

Reseña destacada de 0 reseñas - Ver todas

Nadie ha publicado aún una reseña sobre este libro. Si lo has leído, anímate, y sé el primero en hacerlo.

Escribe tu reseña

Últimos comentarios - Ver todos

  • Nadie ha comentado nada aún sobre este libro. Si quieres, sé el primero en dejar un comentario. Seguro que algún usuario se anima después de leerlo.

Escribe tu comentario

Novedades Libros