LA PIEDAD PELIGROSA

LA PIEDAD PELIGROSA

Puntuación media 7 votos

6 de 10

  • 0 seguidores
  • 2 reseñas
  • Compartir:

Sinopsis y resumen LA PIEDAD PELIGROSA

¿Qué puede ocurrirle a una persona cuando se deja llevar por la incontrolable corriente de la compasión? ¿Qué efectos puede tener esa compasión en una persona, cuando lo que espera no es lo que recibe? La piedad, esa fruta que suele ser mordida por aquellos que creen recibir una meritoria y dulce recompensa por los actos realizados, pero al cual la realidad siempre acaba poniéndole en su sitio, en donde debería estar y no donde esperaba estar.

Copiar

Comprar LA PIEDAD PELIGROSA en:

Reseña destacada de 2 reseñas - Ver todas

Profile photo of Papel

Compasión asfixiante

Esta novela ha sido traducida también como La impaciencia del corazón, con ambos nombres se puede encontrar información.nA mí me ha recordado un poco a Crimen y castigo y otro poco a La montaña mágica. Tiene de Dostoievski la atmósfera asfixiante de la trama que se fundamenta en la psicología particular del personaje principal, y tiene de Thomas Mann los personajes secundarios de los médicos, que en la época todavía actúan con más buena fe que conocimientos científicos.nSin desvelar nada de la trama y centrándonos meramente en la impresión como lectura, se tarda un poco en dejarse enganchar por la novela, al menos a mí como lectora me ha pasado. Da que pensar que los prejuicios de cada época marquen la vida de las personas, sin embargo, esta es una constante en la evolución humana. Para algunas cosas hemos evolucionado poco, pero para otras da gusto pensar lo bien que estamos ahora. nBuscando información del autor, parece que Zweig tuvo un final dramático marcado por el suicio, suyo y de su segunda mujer, 30 años más jóven, es decir, un suicidio colectivo. Curioso es que le dedicara una carta póstuma a su exesposa para que comprendiera su estado anímico y que se consolara con los hijos por los que ?al parecer- aún tenía que seguir adelante ?ella, no él-. nLa carta apesta a paternalismo misógino, algo que la época puede explicar; la razón, no tanto, más aún cuando en su egocéntrismo se lleva por delante a su joven esposa, que casualmente fue antes su secretaria. En definitiva, sus obras de ficción me parecen más admirables que algunas de sus ideas y su vida. Además de lo dicho, Zweig fue admirador del psicoanálisis y de alguna otra corriente pseudocientífica de la época, como el mesmerismo y la ciencia cristiana, que asociaba la enfermedad a la falta de fe y el pecado.

Escribe tu reseña

Últimos comentarios - Ver todos

  • Nadie ha comentado nada aún sobre este libro. Si quieres, sé el primero en dejar un comentario. Seguro que algún usuario se anima después de leerlo.

Escribe tu comentario

Libro promocionado

Novedades Libros